¿quiénes somos?

 

La industria refresquera en México data de 1886 cuando una empresa del norte del país inicia operaciones para comercializar refrescos. Para 1930 ya existían 2,300 empresas embotelladoras de carácter familiar en México, Sin embargo, para la década de 1950 ya solo quedaban menos de mil quinientas de ellas y hoy en día quedan muy pocas empresas tradicionales que iniciaron en aquella época que cuentan con tanta tradición como Refrescos Nectar. 

 

Somos una empresa de tres generaciones. Fundada en 1940 por la Señora Fidelia Vives Velasco y el Señor Alonso López Trujillo. En sus inicios, la producción era artesanal. Se cocían perones en grandes peroles y se le adicionaba azúcar para crear un jarabe base al que se le adicionaba agua para formar la bebida refrescante que luego se envasaba en botellas de vidrio. Posteriormente se tapaban con un corcho y se sujetaban con un hilo de cáñamo para evitar que el corcho se saliera. 

 

Posteriormente se adquirió una pequeña tapadora de pedal que sustituyó al corcho por una corcholata. Esto agilizó el cerrado de las botellas que permitieron la estandarización de los procesos. 

 

Más tarde, gracias a la demanda del producto, se adquirió una pequeña llenadora que dosificaba el jarabe y adicionaba el agua y luego a través de una banda transportadora hacía llegar las botellas a la encorcholatadora. Para poder incrementar la vida de anaquel del producto se adquirió un saturador que mezclaba el agua con bióxido de carbono, dándo como resultado el Nectarín tal como se conoce hoy en día: Un refresco con poco gas pero con mucho sabor.

 

La demanda del producto creó la necesidad de adquirir un sistema de purificación de agua que pudiera mejorar la calidad del Nectarín. Éste sistema se adquirió con una mayor capacidad de la necesaria con la intención de contar con suficiente agua pura a futuro. Sin embargo, debido a la baja calidad de agua y las epidemias de enfermedades gastrointestinales en San Cristóbal en la década de los 50 y 60's, existió la necesidad de la comercialización de agua purificada. El Sr. Roberto Alonso López Vives, ahora director de la empresa que habían fundado sus padres, incursionó en el mercado del agua purificada para la ciudad, siendo Agua Néctar una de las primeras empresas en México en producir y comercializar agua purificada en garrafones de vidrio siendo una de las empresas pionéras en la comercialización y venta de agua en garrafón.

 

Para 1988 la tercer generación de la empresa inicia con la administración de Gustavo Alonso López Rojas nieto de los fundadores, iniciando la era de la distribución en gran escala y la diversificación de los productos y marcas como Jugarín, Jugoza, Clarité y agua embotellada, así como la tecnificación y el uso de tecnología para la mejora de los productos y la calidad que hoy por hoy demanda el consumidor. 

 

Hoy en día Industrias Néctar posee en su portafolio Refrescos, naranjadas, jugos y agua purificada con la mejor calidad y la tradición que ha marcado la empresa y San Cristóbal por más de tres generaciones. 

 

Venir a San Cristóbal y no tomar un Nectarín es no haber venido del todo.